El kitsune japonés

Inicio   0 Comentarios
El kitsune japonés

La palabra “kitsune” procede de la forma “kitsu” que originalmente pudo haber sido la onomatopeya para el sonido del llanto del zorro. Por otra parte, la partícula “ne” apareció durante la época Heian, aunque se desconoce su significado. Hoy en día "kitsu" tiene un sentido arcaico, dado que el aullido del zorro se representa como kon kon o gon gon. En cualquier caso, el uso más antiguo del término “kitsune” es del año 794 y se recoge en el “Shin’yaku Kegonkyou”.

                                                                     "Zorro bailando con sombrero de hoja de loto" de Ohara Koson (1910)

"Zorro bailando con sombrero de hoja de loto" de Ohara Koson (1910)

La leyenda del zorro con poderes sobrenaturales procede de la mitología china, donde también se documenta la existencia de zorros de nueve colas.

El kitsune se integra en la categoría de seres “cambiaformas”.  A este grupo tambien pertenece el tanuki. De hecho, en la antiguedad ambos animales formaban un único grupo llamado “kori”. No obstante, según la leyenda, ambas especies se enfrentaron y los tanuki se convirtieron en los mayores enemigos de los kitsune.

 La capacidad de transformación de los kitsune se  perfecciona con los años. De hecho, se dice que a los cien años aprenden a transformarse en seres humanos. Las formas comunes que toman los kitsune son hombres mayores, mujeres hermosas o niñas. En el Japón más tradicional existía la creencia de que cualquier mujer que se encontrara sola al anochecer podía ser un zorro. De hecho, existe la expresión “kitsune-gao” para referirse a las mujeres de cara estrecha, con ojos juntos, cejas  finas y pómulos altos, rasgos que se consideran muy hermosos. Según el tipo de kitsune, más benévolo o más travieso, usará la transformación para proteger fielmente a los humanos o bien para embaucarlos.

zorro transformándose en hombre, Kuniyoshi (1848)

"Zorro transformado en hombre", de Utagawa Kuniyoshi (1848)

Según la leyenda, el número de colas del kitsune indica su edad. Se cree que la cola de un  kitsune se divide con el tiempo, y el número de colas que tiene indica su edad, sabiduría y poder. Un kitsune puede tener hasta nueve colas, con una nueva cola que se separa cada 100 años. A mayor número de colas, mayor poder de transformación. Además, al ganar su novena cola, el kitsuen se vuelve blancos o dorado y pueden ver todo lo que sucede en todo el mundo.

Los kitsune “zenko” o zorros celestiales tienen un carácter benévolo  y están asociados a Inari, la diosa de la fertilidad y del arroz. Estos zorros actúan como mensajeros de la diosa y como guardianes espirituales de la población local. Son símbolo de prosperidad y riqueza. Esta relación con la prosperidad probablemente se asocia con la importancia del arroz en Japón desde los comienzos de su historia. Los zorros se comían a los roedores que se comían el arroz de los cultivos. Por lo tanto, no solo Inari, sino también los propios kitsune eran objeto de veneración.

Existen más de doscientos santuarios dedicados a Inari y protegidos por estatuas de kitsune. Las estatuas suelen ir ataviadas con baberos rojos. En la fe sintoísta, el rojo es el color de los dioses y se dice que protege de las enfermedades y la energía malévola. Es costumbre ofrecerles arroz y sake para que supliquen a Inari en nombre del oferente. Existe el Inari-zushi, que es un plato de tofu frito y que se dice que es su favorito.

Por otra parte, los “yako”, “nogitsune” o zorros de campo son traviesos y a veces, maliciosos. Las leyendas cuentan que los kitsune atacaban a los samurái demasiado orgullosos, comerciantes codiciosos y plebeyos pretenciosos y los engañaban con ilusiones ópticas, robo de comida o seduciendo a sus víctimas. 

                                                                        "Cien aspectos de la Luna" de Tsukioka Yoshitoshi (1885-1892)

 "Cien aspectos de la luna" de  Tsukioka Yoshitoshi (1885-1892)

Existen también los “ninko”, que son los espíritus invisibles de los zorros que solo pueden percibir los humanos cuando son poseídos por uno de ellos.

Un dato curioso es que desde la época Heian y hasta principios del siglo XX se diagnosticaba una enfermedad exclusiva de Japón llamada “kitsunetsuki”. El enfermo de esta rara enfermedad, creía que estaba poseído por un zorro. Sus síntomas incluían antojos de arroz y dulces, apatía, aversión al contacto visual e inquietud.

En el folclore japonés hay multitud de obras del teatro no, kyogen, bunraku y kabuki que se derivan de los cuentos tradicionales de los kitsune. También se usan las máscaras de kitsune como símbolo de sabiduría y astucia.

Si quieres conocer más sobre los kitsune,  os recomendamos visitar el artículo del blog de Japón alternativo, donde puedes descubrir, por ejemplo,  los festivales que se celebran en Japón en su honor.

https://www.japonalternativo.com/blog/tradiciones-japonesas/kitsune-zorro-mitologia-japonesa/

Puedes conseguir tu máscara de kitsune de cerámica importada de Japón en nuestra web www. japonnoyokan.

                                                                                                 Máscara de kitsune de Japón no Yokan

Deja tu comentario

Captcha
Búsqueda
Categorías
Mi lista de deseos (0 Artículos )

Or sign in with:

Mi lista de deseos (0 Artículos ) Contacte con nosotros
Please login first

Or sign in with:

Carrito de compra

No hay productos en tu carrito